lunes, 28 de noviembre de 2011

Dejarte ir


Dejarte ir en el silencio que se pierde al amanecer.
Dejarte ir en suspiros que se lleva el viento.
Dejarte ir en lágrimas que se esfuman el recorrer mis mejillas.
Dejarte ir en las gotas de lluvias que me invitan a danzar.
Dejarte ir en los cánticos de pajarillos al posarse en mi ventana.

Dejarte ir en la estrella fugaz que se pierde al pedir un deseo.
Dejarte ir en las olas que mojan mis pies al llegar a la orilla.
Dejarte ir en pétalos de rosas que deshojo al atardecer.
Dejarte ir en besos que se posan en tus labios al anochecer.
Dejarte ir en sueños que se desvanecen al despertar.

Dejarte ir en caricias que ya no me pertenecen.
Dejarte ir en ilusiones fabricadas con amor.
Dejarte ir en fragancias de flores impregnadas de rocío.
Dejarte ir en sonrisas desprendidas con mucha ternura.
Dejarte ir en la arena de la playa que me enamora.

Dejarte ir en palabras pronunciadas con mucha dulzura.
Dejarte ir en el cielo azul que me deslumbra.
Dejarte ir en canciones que llenan mi alma.
Dejarte ir en el bosque encantado de mi niñez.
Dejarte ir en mis pensamientos que te llaman a lo lejos.

Dejarte ir en mis sentidos que ansían palpar tu piel.
Dejarte ir en mis deseos con sabor a miel.
Dejarte ir en el manjar que me extasía con pasión.
Dejarte ir en el susurro que rebasa en tus oídos.
Dejarte ir en el verdor de los prados en primavera.

Dejarte ir en el aroma de los libros que leo al dormir.
Dejarte ir en el manto de soledad que me aqueja.
Dejarte ir en los latidos que sólo pronuncian tu nombre.
Dejarte ir en el frío que corroe mis días lluviosos.
Dejarte ir en mis delirios que provoca tu ausencia.

Dejarte ir en el camino que trace en pro de tu encuentro.
Dejarte ir en mis versos que fueron escritos para ti.

1 comentario:

Noelia dijo...

Me pasaba por aquí y he visto mucho talento, y pureza de sentimiento.

A veces dejar ir cuando alguien se entrelaza a nosotros de manera tan grande, se hace con pasión, fuerza y dulzura que es lo que me trasmite este hermoso poema.

Un saludo y un placer Laura.