viernes, 11 de noviembre de 2011

Agradeciendo a mi Dios


Te pido abrazos en mis momentos oscuros
donde la nostalgia me hace tan pequeña,
y tú que eres puro amor me abrigues
con tu manto de dulzura calmando mis penas.

Entre mis sollozos me acaricies con ternura
invadiendo mi alma de tranquilidad
y con esa paz, que sólo tú con tu amor
puedes llenar en mis noches tormentosas.

Me consuelas siempre con bondad
entendiendo mis aflicciones con agrado,
mientras me tomas de la mano
haciéndome entender que no hay soledad.

Eres esa luz que muchas veces mi corazón necesita
para alumbrar el camino que debo seguir
cuando pierda la vela que me sostendrá
por aquellos parajes que no deseo seguir.

Agradecida estoy contigo mi Dios de amor,
de esperanza, bondad y gratitud
por no dejarme sucumbir en ríos
que sólo me traen dolor.

2 comentarios:

Tinne dijo...

Precioso escrito, amiga

Laura Moreno dijo...

Gracias Yaha, gracias por estar aquí, y por los cambios a mi blog, gracias amiga linda...